Nuestra discreta terraza en la azotea, envuelta en jazmines, con una pequeña piscina y con vistas y la tranquilidad del barrio gótico.

Acceso limitado sólo para clientes alojados en el hotel o eventos privados contratados.