Nos gusta que quien se aloja en Neri se sienta abrazado por el equipo, atendido de una forma cómoda y relajada, y que se despida de su estancia con ganas de más. Sintiéndose que deja una casa a la que siempre podrá volver.